SEPTIEMBRE 2014: MES DE SOLIDARIDAD  CON COMUNIDADES AFECTADAS POR LA MINERIA EN EL SALVADOR 

Los Aliados Internacionales Frente la Minería en El Salvador invitamos a nuestros amigos y aliados a apoyar a la Mesa Nacional Frente la Minería y comunidades afectadas por la minería en El Salvador para enfrentar la empresa Canadiense/Australiana, OceanaGold.

En octubre de 2013, la empresa minera Australiana OceanaGold adquirió Pacific Rim Mining, una empresa Canadiense involucrada en un conflicto letal en el departamento de Cabañas, El Salvador, donde las comunidades han dicho no al proyecto minero el Dorado por más de una década.

Desde 2005, comunidades afectadas por la minería, la Mesa Nacional Frente a la Minería Metálica, la Iglesia Católica, partidos políticos, instituciones gubernamentales y la opinión pública han expresado su oposición a la minería en El Salvador debido a los impactos negativos que estos proyectos mineros tendrían en el país más densamente poblado en el región. El Salvador depende en gran medida de una sola cuenca hidrográfica la cual seria afectada por proyectos mineros. En un rara instancia de consenso nacional, el gobierno de El Salvador introdujo una moratoria, de facto, a la minería, la cual se ha mantenido durante la actual administración del presidente Sanchez Ceren.

La moratoria minera provoco que la empresa Pacific Rim Mining demandara al estado Salvadoreño por $301 millones ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), un tribunal del Banco Mundial.  Mientras tanto, la empresa se dedicó a presionar a autoridades nacionales para tratar de obtener la aprobación de su licencia.  A nivel local en Cabañas, PacificRim lanzo un desastrosa campaña de relaciones comunitarias que engendró graves conflictos en las comunidades que rodean su proyecto minero El Dorado. Al menos cinco activistas anti-mineros fueron asesinados desde 2009 hasta el 2011, y sus casos nunca han sido investigados adecuadamente por las autoridades. Otros defensores del medio ambiente siguen hoy en día bajo continuas amenazas de muerte contra sus vidas y las vidas de sus familias.

El estado de inseguridad generado en Cabañas llevó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH a dictar medidas cautelares y ordenar al Gobierno de El Salvador a "adoptar las medidas necesarias para garantizar la vida e integridad personal de los beneficiarios, así como informar a la CIDH sobre todas las medidas adoptadas para investigar los hechos".

A pesar de la amplia oposición a la minería en El Salvador, OceanaGold rescato a Pacific Rim Mining de la bancarrota, y la adquirió por $10.2 millones USD a finales de 2013. OceanaGold prometió continuar con demanda, mientras buscaba una solución negociada con funcionarios salvadoreños.  El caso alcanzará su audiencia final El 15 de septiembre de 2014.

Los riesgos para los salvadoreños son altos. Ademas de los costos legales, un resultado negativo para el Salvador podría agudizar problemas sociales como la inmigración de indocumentados, la inseguridad crónica del país y reducir la capcidad del gobierno de implementar políticas para el desarrollo sustentable. Un gobierno elegido democráticamente no debería ser castigado por proteger los bienes comunes.

Durante el mes de septiembre, únete a acciones de solidaridad que llevaran a cabo en Australia, Canadá y Estados Unidos y El Salvador para apoyar las justas demandas de las comunidades afectadas por la minería y sus aliados.

Design: Estudio Gráfico SV | Website by Heavy Web Design